La ortodoncia invisible es un método para corregir la dentura que como su nombre indica es prácticamente invisible por lo que nadie nota que el paciente lleva sus correctores, aunque no por ello es un tratamiento menos eficaz.

Durante el tratamiento, la ortodoncia invisible utiliza una serie de correctores hechos a medida de material termoplástico, por lo que son fuertes pero también flexible para resultar más cómodos. Esto es muy importante debido a que deben llevarse puestos por largos periodos de tiempo, por lo que es importante tanto que no se noten como que sean fáciles de llevar y no molesten nada. Además no provocan llagas o heridas como puede ocurrir con otro tipo de tratamientos.

Los correctores deben llevarse puestos 22 horas al día (se pueden quitar para comer o para lavarse los dientes) y se cambian cada dos semanas. De esta forma, se consigue que poco a poco los dientes se vayan moviendo hasta ponerse en su sitio. Poco a poco, conseguirás la sonrisa que siempre has querido prácticamente sin darte cuenta.

Los resultados de la ortodoncia invisible son espectaculares y se consiguen de una forma cómoda y discreta

Beneficios de la ortodoncia invisible

  • Es más cómodo que los brackets convencionales
  • Nadie nota la presencia de correctores en tu boca
  • Se pueden quitar para comer o para citas o presentaciones importantes
  • Se evita el peligro de que los dientes se manchen como a veces ocurre con los aparatos tradicionales
  • El procedimiento es más cómodo porque los dientes se mueven lentamente y se centra en una zona de la boca cada vez.
  • El mantenimiento de los correctores es sencillo (lavarlo con un cepillo suave diariamente) y se intercambia cada poco tiempo.
  • Generalmente el tiempo de tratamiento es menor que con aparatos metálicos, aunque cada tratamiento y cada problema requerirá un tiempo concreto.

La ortodoncia invisible puede resolver prácticamente cualquier problema de posición dental por lo que es una opción de lo más interesante. Pero, ¿qué requiere este tratamiento?

Cosas a tener en cuenta para un tratamiento de ortodoncia invisible

Lo primero que debemos saber es que este tipo de tratamiento requiere mucha constancia. No debe ser retirado salvo excepciones (como comentábamos para comer o beber) y es necesario comprometerse con el tratamiento ya que cada 15 días es necesario acudir a la cita con el dentista para reemplazar los correctores. Sólo de esta manera se conseguirá el resultado deseado.

Si quieres que te hagamos un diagnóstico y un presupuesto, ponte en contacto con nuestra clínica para concertar una cita con nuestra doctora Arancha Fernández y consigue la sonrisa que siempre has querido. Puedes hacerlo llamando por teléfono al 956 92 98 16 o escribiéndonos por redes sociales.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies